martes, 25 de noviembre de 2014

Hablar de Aquí con Amor

En Sueño Profético decían:

Al hablar de este Mundo sin materia puedes hacer daño, y pudieras tú perder la Gloria.

Dios deja Libertad, pero tú tienes siempre que hablar de Aquí con Amor, si de Dios eres; y si no eres de Dios, tienes que hablar con respeto y con miedo. Para hablar de los espíritus con seguridad, tiene que ser por persona enseñada en esta Gloria, que ya Dios le da inteligencia para tratar con toda clase de espíritus, sabiendo dónde tiene que llevar Amor de Dios, o dónde tiene que retirar contacto. Estos Lugares que Dios siempre tiene a su servicio, el hombre más los desecha que los busca. Pero como la Enseñanza es para siglos, uniéndose a otros Escritos que Dios mandó escribir, el hombre tiene que leerlos, viendo que es la misma Palabra: Evangelio que Dios dijo. Ahora Aquí comunica y mañana sigue esta misma Palabra Evangélica.

Dijo uno:

Es falta de tener conocimientos de este Dios, el no saber lo que es Palabra directa de Dios, o Palabra dicha por Dios y leída por el hombre. Este desconocimiento no es por Dios, es por el hombre. Dios siempre tendrá el Agua Divina de este Manantial, directa para el hombre que beberla quiera.

Desperté, oí:

Deja a los espíritus con Dios, que Dios, como Dueño, los mandará al que Amor al Cielo tenga.

Coge Enseñanza de aquel que al Prójimo vaya y venga.

No renueves lo de Dios, que ya en contra te pones.

Lee sólo el Evangelio, y busca al que Aquí viene.

Que no viene porque viene, que adoró y Dios ya lo coge.

La investigación del hombre, más veces a Dios ofende.

Ofende porque se olvida de la Fe, que sin Fe, Dios no te quiere.

Vive como Dios manda, y luego habla de su Gloria.

Que la Enseñanza de Dios es Prójimo el primer nombre, y ya, al segundo, llámale Misericordia.


***

Libro 11 - Te Habla el Profeta - Tomo II - C2