martes, 3 de febrero de 2015

Desprender el espíritu

En Sueño Profético decían:

Enlaza este Mensaje con el último dictado. No puede quedar en secreto lo que un espíritu recoge del Mando de Dios para Enseñanza del hombre. Cundo llega el espíritu a la materia, tiene que obligar a que la materia hable.

Aquí, en estos arrobos, Dios ha querido que sienta la vida y la llegada del espíritu; la resistencia de la materia y la Fuerza de la Palabra de Dios.

Ella ha visto el cuerpo sin espíritu, y luego ha visto al espíritu llamar al cuerpo y darle vida.

Dios le ha hecho, sin Sueño Profético, que sienta el desprendimiento del espíritu: la lucha de la materia por no querer dejar al espíritu, y al mando de Dios abandonar la materia, cuerpo que hace servicio al espíritu hasta que llegue muerte. Que muerte es lo que Dios le ha hecho sentir: desprender el espíritu, alma; Poder de Dios que todo es Vida, que Vida es Dios.

Desperté, oí:

Con tanto que quiere el hombre saber,
qué poco interés tiene en querer saber
lo que ni su dinero ni su cargo
puede decirle: “esto así es”.

A esto nadie puede responder
como no le haya pasado a él.

Pero pasándole a él,
si Dios no manda Enseñanza,
cuenta y dice lo que ve.

Pero no puede enseñar
para el que quiera prender.

Esta Enseñanza es sencilla
y difícil a la vez.

Si el alumno ama a Dios,
todo lo puede aprender.

Pero si le falta Amor,
su vanidad más lo retira de Él.


***

Libro 17 - Investigaciones a La Verdad - Tomo II - C2