sábado, 28 de febrero de 2015

Cuando Dios elige

En Sueño Profético hablaban del sufrimiento, dijo uno:

Cuando Dios elige no es para que vaya contando como se pasa en los festines, ni en las verbenas, es para enseñar a pasar esa vida sin irse del Camino de Dios por sufrimientos que hubiera. Es para ayudar al deprimido, para dar al hambriento y para buscar al pecador que quiere ser salvado. Es para ir comunicando todo el Mando que Aquí le den.

Dios hará su espíritu fuerte y fuerte hará el espíritu a la materia, pero si el espíritu no quiso ser fuerte Dios no le da fortaleza porque ya no le sirve para su Enseñanza.

Si así no fuera eran todos elegidos para decir: “Dios me lleva a su Gloria y me manda”. Al no querer ser fuerte el espíritu rechaza el sufrimiento, el trabajo y el sacrificio que tengas que hacer por otro.

Pensando esto el hombre ¿cómo puede ser Elegido y qué enseñanza daría en el Amor de Dios, en el sufrimiento y en el sacrificio?

Desperté, oí:

Para el que a Dios no ama hace apunte con el dedo, diciendo el sufrimiento que tiene el que Dios le habla.

Éste que entre en el número de los que a Dios gritos le daban, diciendo:

     - ¡Embustero, Tú eres Dios, si te bajas del Madero puede que lo diga yo!

Estas voces Dios dejaba que resonaran en la Tierra.

Luego la Tierra tembló y se vieron las Tinieblas, todo por Mando de Dios.

Cuando Dios elige al hombre y el hombre ya ve Elegido es porque pidió fortaleza de espíritu, no de materia.

Fue ofrecimiento Eterno que Dios tiene a su Servicio.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V