jueves, 19 de febrero de 2015

Si el sufrimiento te aprieta

En Sueño Profético decían:

Hay quien culpa a Dios de sus fracasos y hay a quien le da miedo cuando, amando a Dios, todo le viene derecho y piensa este pensar: “Señor, yo esto no lo merezco. ¿Qué hago yo si hago un mal cumplir en lo que tiene el nombre de Prójimo, con tanto como Tú me das? Que me das para que tenga y también para repartir. Que si sufro me llegan tus Fuerzas que dominan a mi sufrir y al sufrir que otro tiene le contagio con mi sentir”.

Dijo uno:

A veces ve otro la vida en el interior de aquél que su presencia es de agrado y dice “todo me viene bien”, y se queda horrorizado porque nunca creía que había quien tenía tal sufrir y a Dios cada día más amaba, cada día buscaba más al que de Él hacía vida retirado por darle culpa a este Dios de su vida de fracasos.

A este pensar y a este vivir te lleva el mucho Amarlo, porque el Amor puesto en Dios son golpes sin sentir daño.

Desperté, oí:

Estos son los que ves y ves que el sufrir no les para su carrera.

Estos son los que al sufrir pronto le encuentran vereda, sin retirarse de Aquí.

¿Y qué duda puede haber de que Dios al sufrir le pueda?

Lo que tienes que seguir con más fuerza y más firmeza, diciendo:

     - Yo he de seguir sin que nada me detenga y con la confianza que Dios a mí me deja. Y si un día me dejara es porque antes yo a Él la Gloria le desprecié.

Si el sufrimiento te aprieta acércate más a Dios, y a la garganta no llega.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V