domingo, 1 de febrero de 2015

Esta es la Verdad y la Vida

En Sueño Profético hablaban de la Verdad y la mentira:

La mentira tiene fuerza vana. La Verdad era este Dios el mismo que la hablaba:

No hay más Verdad en la Tierra, que este Cielo que al hombre aguarda.

Mi Padre bajó a la Tierra, y allí Lo vieron de Carne, que mi Padre era Yo, y dejé crucificarme. Mi Padre Lo permitió para que vieran mi Carne, y luego, el Mismo Dios, manda la Resurrección de la Carne de este Dios, que era: Hijo, Padre y Espíritu Creador.

“Esta es la Verdad y la Vida”, la que mi Padre siempre mandó, mandará, y enseño Yo sin descanso, por bajar mi Espíritu al hombre, Espíritu de Dios Padre, que ya de Dios Hijo lo dijo en Mí mi Padre, y que Yo repetí al hombre, y continuó actuando:

Habiendo dos, éstos hablando de Mí, Yo estaré entre los dos, y mi Espíritu vendrá al hombre cuando no veáis mi Carne.


Desperté, oí:

Este arrobo, Dios ha querido que se lea diciendo que es el mismo Dios el que habla.

Aunque la Gloria es suya, el Mando, y también su Voz.

Pero Dios, este Dictado, quiere que al leerlo en Voz, el hombre medite y piense: ¡Esto es Palabra de Dios!

Si no creemos en la Gloria, no hay Espíritu de Dios.

Porque la Gloria se llama, por ser el Sitio de Dios.

Luego, su Espíritu baja a la Carne.

Por eso son Palabras de Vida Eterna.

Palabras ancladas por Dios, siempre las mismas.

Él dejó dicho: “Y vendrá mi Espíritu”.

Y su Espíritu habla en el hombre:

Donde no hay Paz, Yo no estoy.

El que mis Palabras no cumple, va en contra de Mí.

Id y predicad en mi Nombre.

El que se avergüence de Mí, mi Padre lo avergonzará delante del hombre.

Yo he venido a traeros Amor, Paz y el Perdón.

Y soy Dios, porque os dejo la Libertad.


Estas Palabras no tienen reforma por Dios.

Pero sí son ensuciadas por el hombre, por falta de Amor.

Cuando oigas este Dictado, no puedes decir: no es Dios.


***

Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo II - C1