lunes, 2 de noviembre de 2015

El Pregonero

En Sueño Profético decían:

Ahora querrán conocer lo que conocían y tenían en olvido por no querer conocerlo. Ahora preguntarán por dónde va el Pregonero, porque cuando lo oyó no tuvo interés en verlo y el Pregonero siguió con tristeza y con contento. Con tristeza por pensar en el Dueño del Pregón, y con contento por cumplir lo que le manda su Dueño.

Dijo uno:

Siendo Dios el Dueño de todo lo que ve el hombre deja al hombre de amo para que a Dios le dé. Con lo sencillo que Dios hace la noche y el día, más sencillo sería hacer que todo hombre a Él dijera, antes de poner los pies en el suelo:

       - Señor, ¿quieres que ande? Porque en mis pasos yo no mando. Señor, mándame Tú si me encuentro inválido.

Y hasta no oír su respuesta no movería un paso.

Piensa si esto sería para Dios trabajo, pero Dios deja ahí al hombre viviendo su Libertad. Si quiere oye pregón y ayuda a pregonar, y si no ama no busca e insulta al Pregonero que Dios manda a pregonar.

Desperté, oí:

Si no pregonas no oyen y si no oyen no saben cómo Dios Aquí te manda.

Si hay Arrobo en silencio desmiente que a Dios le agrada.

A la Gloria le llegan más Glorias si el Pregonero no calla.

Porque al oír el Pregón puedes caer en tus faltas, que te retiran de Dios.

No te extrañe que pregone aquél que Dios trae Aquí.

Porque Él bajó a la Tierra diciendo:

     - Yo soy Dios.

Y pregonaba su Reino por salvar al pecador.

Es consejo del Infierno ocultar cuando hablan de Dios.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V