domingo, 1 de noviembre de 2015

El Mensaje cada día más joven y más fuerte

En Sueño Profético decían:

Si Dios dejara la Comunicación que tiene del Cielo a la Tierra el hombre se devoraba, por mucho que enseñara a respetarse. Después viene la enfermedad, la vejez y la muerte, que esto tampoco puede quitarlo Dios por la salvación del hombre. Como tampoco quita los pecados para el que quiera condenarse.

Dijo uno:

Por eso cuando Dios coge un Lugar para que dé su Enseñanza de espíritu con materia, que tan imprescindible es para el hombre, peca el que prohibe esta Enseñanza. Peca ante Dios, ante sus Ángeles y ante sus Santos, y está en contra de la Gloria.

El hombre quiere decorar con el nombre de Dios cuando él crea que va bien esta decoración diabólica, que al decir decorar ya es diabólica. Pero cuando tiene que inclinar las rodillas a las Palabras dichas en el Cielo y escritas en la Tierra, su mal, su soberbia y sus ideas satánicas hacen la guerra a las Palabras que Dios manda a la Tierra y actúan espíritus venenosos queriendo hacer frente a las Palabras de Dios.

Desperté, oí:

¡Qué cierto que a Dios lo nombra el hombre cuando cree que ahí va bien su Nombre!

Dios allí no actúa porque Satanás está en el hombre.

Qué pensar más intranquilo debe tener el que se sienta culpable de haber parado estos Escritos.

Y esto es la enfermedad, la muerte y la vejez, que no hay hombre en la Tierra que lo pueda contener.

Todo lo que Dios ha dicho de Enseñanza Aquí, en su Gloria, lo publicarán los Libros.

Cuando Dios bajó a la Tierra o cuando sus Palabras manda no hay hombre que las detenga.

Lo mismo que la vejez y el enterrar la materia.

Con la grande diferencia que el Mensaje cada día es más joven y cada día tiene más fuerza.

¡Qué sufrir más negro y sucio tendrá el que no quiso que esto así fuera!


***

Libro 67 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo VII