domingo, 29 de noviembre de 2015

El que obedece al Profeta, ya ama a Dios

En Sueño Profético yo decía:

Señor, ¿por qué hay personas que no tengo que esforzarme para que me crean?

Dijeron:

Éstas son las que más agradan a Dios. Él dijo: “Haceos niños y entraréis en mi Reino”. Al que le ocurra esto, puede estar seguro de que en ese momento está más cerca de Dios que el que pone resistencia cuando el Profeta no es falso. Cuando el profeta es falso, al espíritu que está con Dios, le deja mal sabor. Éste es uno de los síntomas que puede estudiar cualquiera. Cuando es Dios el que habla, es pronto notado por los espíritus. Da una Paz, que esta Paz hace que cambien el fúsil por el abrazo. El Profeta, cuanto más trato tengas con él, más quieres a Dios. Si tú no quieres saber de Dios, pronto te retiras del Profeta, porque tú no resistes su Comunicación. Hay quien censura al que habla en Nombre de Dios, sin conocerlo. Éste, si es cristiano, que rectifique con: “¡Perdóname, Dios mío!”. La calumnia no es de la Doctrina de Dios.

Desperté, oí:

El que Dios elige para que le sirva de Portavoz, duro es su trabajo. Minoría ven esta Verdad.

El que no está con ella, está en contra de ella. Y al no ser ella la que habla, no están en contra de ella, están en contra de Dios. Si Dios no hablara en ella, ella no sufriría.

Es más cómodo no aceptar. Dios Hijo tuvo que decir: “Saulo, ¿por qué me persigues? Saulo no aceptaba lo que del Maestro le decían, y ya no estaba con Él.

Aceptar es obedecer. Ella obedece, y Dios ya juzgará. Por consiguiente, el que obedece al Profeta, ya ama a Dios.

Hay quien habla con el que Dios elige, y trata de enmendarle, a este espíritu que vive las dos vidas, la plana. Aquí se ve el desconocimiento total que tienen del Poder de Dios.


***

Libro 7 - Investigaciones a la Verdad - Tomo I - C3