sábado, 22 de octubre de 2011

Cuando lean los Libros, no verán a ella, verán a Dios - Libro 7 - Investigaciones a La Verdad - Tomo I - Pag. 202-203


En este Sueño Profético decían:

Si Dios no hablara en ella, a ella no la buscarían. Cuando oyes el eco es porque has oído voz. Puede haber voz sin eco, pero no eco sin voz.

Dios le manda que escriba para que el hombre compare.

La Publicación será escándalo, cuando al leer los Libros vean: el no saber enseñando al saber. Éstos formarán disputas, diciendo: “¿Qué razón ha habido para que este “di que Me ves” haya estado en silencio, oculto y sin publicación?”.

Esto tiene que ser publicado, para que todos sepan que Dios habla hoy, que el ayer y el mañana es hoy.

Cuando lean los Libros, no verán a ella, verán a Dios.

Desperté, oí:

Verán a Dios y buscarán a ella.

Verán a Dios, porque no es de ella. Y buscarán a ella, porque en ella habla Dios.

Todo el que busca a ella es para que le lea lo que Dios le dice que escriba.

El que crea –del verbo crear– por sí mismo, no tiene que buscar lo que otro hace, para relumbrar él.

Si se sirviera de algún argumento, sin el permiso de éste, tendría prisión. Esto en la vida material.

Y en lo Divino, Dios no permite que sea su Palabra confundida.

Coge sólo el terreno, y Él hace que fecunde.

Lee los Escritos ahí, y haz que muchos vengan Aquí.


***