lunes, 17 de octubre de 2011

No verá el hombre una frase suya en estos Libros - Libro 3 - La Palabra del Creador - Tomo I - Pag. 157-158


En Sueño Profético decían:

El que ama no sufre como el que no ama. El que ama, todo lo hace por Dios; él hace por Dios, y Dios premia y juzga. Hacer la obra por Dios es hacer bien sin ajustar cuentas. Hay quien hace el bien esperando cobrar. Todos los que a Dios siguieron, ninguno cobró ni cuentas pidió. Dios sí les mandaba el sustento, sustento que no pedían y a las manos les venía. Iban haciendo un trabajo que, el que no amaba, no veía. El que Dios elige para que vaya hablando de Él, es trabajo y sufrimiento que el hombre no ve.

Yo, uno de sus Discípulos, puedo contar lo que es el trabajo del espíritu:

Este trabajo no tiene horas, día ni noche; se cansa la materia y el espíritu protesta y quiere seguir caminando, por eso, el que Dios arroba, no tiene descanso; en el día trabaja espíritu y materia; y en la noche, sólo espíritu. Este espíritu siempre está haciendo servicio a Dios. Ya, en presencia, sin pronunciar palabra está haciendo un servicio a Dios.

La actuación de Dios es a través del hombre. Siempre verán a Dios, pero en un hombre. Dios entra su Espíritu, pero la carne es del mismo hombre.

Desperté, oí:

Esto que hoy escribes, llegará a todos los confines del mundo.

Dios no quiere que unos aseguren que Él existe y que otros digan: ¿Quién lo ha visto?

Esta Publicación derrotará las dudas. En estos Libros verán temas grandiosos, y con unas explicaciones claras y con lógica.

No verá el hombre que hay una frase suya. Son temas nuevos; hechos que ocurrieron en Vida de Dios Hombre.

Hechos de antes de su Venida y después de su Venida. Esto es Dios hablando del ayer y del mañana, que es hoy.

Esta abundancia de Comunicaciones no son para el que recibe, son para difundirlas.

Difundirlas y que lleguen a todas las clases sociales, una vez que son de Dios.

Y lo de Dios, Dios lo quiere para todo el que a Él quiera.

Mensaje dicho de Aquí: es dueño todo el que lo quiera ahí.

Ahí lo practica, ahí lo quiere, y ya seguro Aquí se viene.


***