domingo, 31 de agosto de 2014

Dios busca al hombre

En Sueño Profético decían:

Conocieron más a Dios Hombre por ir Él a que Lo conocieran, que por ir a conocerlo. Y buscaban más a los Discípulos, cuando Él hablaba de ellos. Y más se habló de Israel, cuando Dios se fue con Cuerpo, porque sin Cuerpo quedó.

Dijo uno:

Iban grandes caravanas
al sitio que Él puso sus Pies,
y aún siguen visitando
para que les hablen de Él.

Que el hombre nombra los siglos,
las piedras y la murallas,
y lo tiene grande rato
sacándote parentesco
y dando grande importancia.

Son menos los que visitan
sin nombrar las murallas,
y van hablando de Dios,
y resuenan sus Pisadas
en sus vidas,
que con secreto guardaban,
y en Israel
quedaron con sepultura.

Desperté, oí:

¡Es la Fe
la que te hace sentir
lo que Dios dice
sin habla y sin Cuerpo!

¡Es la Fe
la que te hace compaña
en malos o buenos momentos!

¡Es la Fe
la que te lleva a que pienses:
voy a seguir los pasos
que Dios nos dejó en la Tierra!

Cierto que Dios busca al hombre,
y el hombre siempre se niega.

Y Dios le guarda el Perdón
por si arrepentidos fueran.

Te hace pensar
el empiezo del Mensaje,
con estas cortas palabras :

“Conocieron más a Dios Hombre
por ir Él a que Lo conocieran,
que por ir a conocerlo”.

¡Si vas hablando de Dios,
haces servicio bien hecho!


***

Libro 15 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo III - Capítulo 3