miércoles, 14 de diciembre de 2016

Madeja enredada

En Sueño Profético decían:

Pon primero lo de Dios y después lo de la Tierra. Si no lo haces así, tu vida es una madeja enredada por chiquillos, antes que los cuatro años tengan.

La materia tienes que saber guiarla el tiempo que estés en ella.

La Paz y la tranquilidad no te le dan las grandezas, ni la abundancia de bienes, ni los títulos, ni las carreras. Esto no quiere decir que si puedes tenerlo no lo tengas. Pero tienes que pensar que esto, si no vives la Palabra de Dios, todo lo ya nombrado, es para perder la Gloria.

Dijo uno:

Los bienes, si tú los tienes, al hambriento tienes que ponerlo en tu memoria. Y si tienes estudios y carreras, que sean para enseñar a divulgar que existe Dios con una Vida Eterna. Si tus títulos y estudios para esto no te sirven, ya tu vida es de peligro, de inquietud, y te conviertes en madeja en manos de lo que se ha nombrado.

Desperté, oí:

Si se pusiera precio para pagar esta Enseñanza, si era dinero, no habría dinero para pagarla.

¡Cómo hace sencillo lo que difícil el hombre pone!

Desvaloran lo que el hombre, por ello, pierde la Gloria.

Y quieren que vivas Paz y no dejes que la vida de materia se convierta en madeja liada por niños de corta edad, que al quererla desliar, más liándola van.


***

Libro 29 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo IV - C3