jueves, 15 de diciembre de 2016

¡Qué Bueno eres Señor!

En Sueño Profético decían:

Tu caminar no sea triste ni decaigas. Tú vas presentando lo que no es tuyo, y por no ser tuyo es para Dios el desprecio o las alabanzas.

Todo es no creer que la muerte la llevan cerca, y que el mismo Dios está en el Cielo y en la Tierra. En la Tierra les deja la Libertad, y en el Cielo ya no entran, porque el Cielo ensuciarían con lo sucio de la Tierra.

¡Es pena que a Dios se olvide por las cosas de la Tierra!

Si estos arrobos no fueran verdad, no tendrían esta fuerza, de caminar hasta llegar a la Cabeza de la Iglesia. Tú siempre tienes tu llegada, en Escritos y en Palabras de Dios: Presencia Viva que no puede el hombre ocultarla. Tu reacción siempre es el sentir que Dios te manda.

Desperté, oí:

¡Cuánto daño hace el hombre
por no creer en Dios Vivo!

Tú sigue tu caminar,
porque Dios está contigo
y Él, el Mando te dará.

Llévate justificantes que digan:
“Yo estuve en Roma,
pero el hombre hace murallas
y con indiferencia responde”.

Hoy te llevas la respuesta
de cómo Roma responde.

¡Qué Bueno eres Señor!,
cantan en Gloria
los ángeles y los santos.

Que con un sí de tu Gloria,
quedaría el mundo acabado.

¡Qué Bueno eres Señor!,
que permites
que aún Te sigan clavando.


***

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III  - C4