miércoles, 16 de noviembre de 2011

El pensar de la Tierra, la tierra lo enterrará - Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo I - Pag. 67-68


En Sueño Profético decían:

Si el hombre pensara
para qué Lo quiere Dios,
moriría de sufrimiento.

Si el hombre pensara
el mal que Le hace a Dios,
le ahogaría el remordimiento.

Si el hombre copiara
al que Ama a Dios,
Lo tenía contento.

Si el hombre pensara:
¿para qué me quiere dar la Gloria,
si yo a la Gloria nada llevo?

Debía el hombre, cuando piensa
sin acordarse del Cielo,
pasar la mano en la frente
y decir: ¿No estaré bueno?
¿Cómo puedo vivir vida,
sin acordarme del Cielo?
¿Cómo no puedo pensar,
si Dios siempre me recuerda:
“Yo dejo la Libertad,
porque no sería Dios
teniendo un sitio nada más”?


Si el hombre pensara,
cuando se pone a pensar,
que puede acabar su vida
antes que acabe el pensar...

El hombre cree que Dios
vive en sitio tan allá,
que él maneja su vida
sin importarle Dios “na”.

El hombre que piensa en Dios,
ya se le acabó el pensar
en las cosas de la Tierra,
por él no necesitar
lo que acaba antes que empieza.

Desperté, oí:

El hombre que ama a Dios,
sufre si algún hombre piensa
en lo que Dios no mandó.

El hombre que piensa bien
y le sirve su pensar,
es el que dice: ¡Dios mío!
yo no dejo de pensar,
para que Tú nunca digas,
lo voy a perdonar.

Piensa, siempre que te pongas
un momento a pensar,
que Dios siempre Lo que enseña
es para poder Salvar.

Que esta Salvación te sirve,
para quitarte del mal,
para que ruegues por otro
que aún pecando está.

Para que veas a Dios
en el Dios de Perdonar.

Si el hombre pensara un poco,
pensaba en Dios nada más.

Porque el pensar de la Tierra,
la tierra lo enterrará.


***