lunes, 6 de agosto de 2012

No digas a Dios que calle

En Sueño Profético decían:

No hay quien quiera saber si esto es verdad, lea los Escritos, y diga que esto es mentira.

No hay quien crea en Dios y dude de lo que Él haga.

No hay quien vea bien el silencio en el Mensaje, si demuestra que a Dios ama.

No es consejo que a Dios agrade, el hablar Él, y el hombre mandar que calle.

El pensar tan sólo esto, ves que no es consejo de Dios.

Estas Comunicaciones son para enseñar a vivir con Dios ahí, para que el hombre vea que vive Dios, que Dios espera, para que el hombre piense lo que no debía dejar de pensar:

Si no amo al hombre,
no me puede amar Dios.

Si no busco a Dios en el afligido,
¿cómo demuestro el Amor?,
¿cómo decir: “Dios, te quiero”,
por saber que Tú eres Dios?,
¿cómo presentarse al Padre
sin cumplir lo que mandó?,
¿cómo decir “soy cristiano”,
sin querer oír su Voz?

Todo esto que ya digo,
si lo cumples, hay Amor,
y el pensar siempre estará
pensando contentar a Dios.

¿Cómo vas a decir calla,
al que te traiga razón
de Dios hablando en su Gloria
por salvar al pecador!

Aquél que ponga silencio
a esta Gran Palabra de Dios,
que no diga “yo lo amo”,
“yo quiero saber de Dios”;
estas palabras están
fuera del trazado de Dios.

El trazado de Dios es Amor sin fin,
y cuando Dios hable en un Lugar,
procura que muchos oigan,
procura que muchos gocen,
y procura que muchos se salven,
yendo a la Gloria de Dios.

No aconsejes a Dios diciendo que calle,
que te da contestación.

Desperté, oí:

¿Tú has pensado lo que dices,
diciendo a Dios que calle?

¿Tú puedes decir “yo amo”,
y de Dios que no me hablen?

Aquí la razón no da,
porque sería negarse
la razón al pronunciar. 

No hay quien ame y, amando,
ya no quiera que Amor le hable.

Porque en amando a este Dios,
su Palabra va a buscarte.

¿Cómo tú decir: “No, Dios,
es mejor sin que me hables”?

Si en lo material le pones
silencio a un personaje,
el personaje verá
la forma de encarcelarte.

Pues si Dios es Poderoso,
¿quién eres para callarle?

En eso se conoció,
cuando Dios vivió de Hombre,
el que mandaba callarlo,
mandó el crucificarle.

Si te dicen que habla Dios,
nunca mandes que se calle,
porque Dios le habla a uno
“pa” que publique el Mensaje.


***

Libro 7 - Investigaciones a La Verdad - Tomo I - Pag. 20-21-22