miércoles, 24 de diciembre de 2014

El Amor el valor más grande

En Sueño Profético decían:

Si te falta Amor a Dios, nunca tendrás alegría duradera en tus actuaciones, en las actuaciones que en la vida material se te vayan presentando. El Amor a Dios es el que te hace caminar:

Aquí camino, allá descanso.
Aquí me veo sin fuerzas,
y si un momento me paro,
ya sale Dios a mi encuentro
y olvido ya lo pasado.

Si no hay Amor de Dios,
porque tú lo has despreciado,
dura te será la vida,
siempre cogiendo y soltando.

Dijo uno:

El Amor que se pone por Dios, Dios te lo manda por cargas. Si haces una cosa por Dios, Él a millares te manda cantidades de valores de los que en la Gloria te guarda.

A los Elegidos los ha presentado el Amor, y ya Dios los lleva a que vivan con las Divinidades de su Reino. A este Amor no le guarda secretos cuando están sólo en espíritu. Cuando salen de su Gloria, ya llevan Amor, Fuerza, Sabiduría y Poder –esto cuando salen–. Cuando entraron, sólo entraron con Amor, sin saber el pago que tendrían.

Desperté, oí:

Es el Amor
el valor más grande
que para Dios se tiene.

Si no ve Amor,
no te da Sabiduría.

Si no ve Amor,
nunca te traerá a su Reino,
porque al enseñarte sin Amor,
no sentirías a Dios del Cielo.

Nunca supo el Elegido,
que Dios ya lo estaba viendo.

El caminaba en Amor,
aceptando y repartiendo.

Aceptando por ser Dios,
y repartiendo el ejemplo;
luego, que disponga Dios.

Él enseña a que ames
a todos con el mismo Amor.

Pero el hombre Lo desprecia
y dice: “¿por qué eligió?”.

Si valorara actuaciones,
a Dios pediría Perdón.


***

Libro 11 - Te Habla el Profeta - Tomo II - C1