martes, 9 de diciembre de 2014

Mando de Dios y “Dios diciendo”

En Sueño Profético se oía:

“El que cree que Yo hablo en ti, no muere, no enferma, y si está enfermo, se sana”.

“El que cree que Yo hablo en ti, deja el pecado, y te busca para oír mi Palabra”.

“El que sabe que soy Dios, será el que más obedezca, sin sacrificio, sin dudas y alabando a mi Gloria”.

“El que más crea en mi Poder, más buscará mis Palabras y menos se cansará de hacer el bien”.

“Estas mismas Palabras dejé en la Tierra, donde tiene que quedar la carne, que ésta queda en polvo, cumpliendo el Mando de mi Padre, que antes de bajar en Mí dijo a los Profetas. Luego, Yo, Dios Hijo, cuando Me ven de Hombre, repito lo que me oyeron los Profetas”.


Desperté, oí:

Todos los Sueños Proféticos
son Mando de Dios
y “Dios diciendo”.

Aquí el Mando
queda en quietud.

Y el “diciendo” no se oye
porque Dios pone la Voz
al “diciendo” que da el hombre.

Este Mensaje da vida
al que la vida no tiene.

Y hace buenos a los hombres
que a Dios en olvido tienen.


***

Libro 15 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo III - C3