sábado, 6 de diciembre de 2014

Poner el punto en la “i”

En Sueño Profético decían:

Esto no son alabanzas, esto es poner los puntos a las íes:

¿Quién tiene pena por dentro
y alegría va a repartir?

¿Quién lleva su cruz con peso,
y olvidándose de sí,
busca al que otra cruz tiene,
para quitarle el sufrir,
sufrir que allí sí quita,
porque depende de ir
con consuelo y con salario
y ropas para vestir?

Todo esto tienes que hacerlo
sin contento y con sufrir,
pensando que Dios lo quiere
y tú debes de cumplir.

Pero que levante el dedo
el que cumpla este cumplir,
sin tener quien se lo obligue.

Difícil será el vivir
sin día “pa” tu descanso,
y sin noches “pa” dormir.

Esto no son alabanzas,
esto es poner el punto a la “i”.

Descanso no hay de día,
por no deberte tú a ti,
y dormir duermes despierta,
pensando: “Tengo que ir
porque me he dejado a medias
donde ayer no pude ir”.

Esto no son alabanzas,
es poner el punto a la “i”.

Dios hace a  veces las cosas,
no “pa” mí y sí “pa” ti.

Estudiando todo esto,
se aplaca el discutir,
y si ya discute alguno,
no ama al Dios de Aquí.

Desperté, oí:

Como sólo hay un Dios
y este Dios habita Aquí,
si tú no amas a Éste,
dime a quién amas ahí.

Este Dios deja con Sello
el Lugar que habla en él.
Este Dios le da unas fuerzas
sin poderlas contener.

Por eso él va caminando
donde las fuerzas poner,
y ya que las va dejando,
el sufrimiento se ve,
en las fuerzas que ha dejado
en sitio que tú no ves.

Estudia este Mensaje
para poder comprender,
que aquel que sufre por dentro,
si Dios no hablara en él,
no repartiría fuerzas,
porque faltaban en él.

Esto no son alabanzas,
otra vez escribo aquí,
esto es y se ve claro,
poner el punto en la “i”.


***

Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo II - C3