martes, 23 de diciembre de 2014

Pensando siempre en Dios

En Sueño Profético decían:

Pensando siempre en Dios,
piensa que Él siempre va contigo.

Pensando siempre en Dios,
Él no te quita el pensar suyo.
Ya, todo lo que hagas,
será justo y medido,
sin tú pensar en medida,
que tú tan sólo has pensado:
“es que viene Dios conmigo”.

Pensando siempre en Dios,
no se pueden hacer pecados,
porque te lleva su Amor
al camino de los Santos.

Pensando en Dios,
te haces fuerte, te haces sabio
y ves al mundo vivir cansado.

Yo soy Teresa,
la que el pensar de Dios
está dictando
para que muchos aprendan
a pensar este pensando.

Si yo llego a vivir en Tierra
faltándome este pensando,
¿cómo llego yo a la Gloria,
y ahora me manda enseñando
a que diga este pensar,
que puedes vivir ya Santo?

Y ya, tan sólo esperar
a que el arrobo haga,
o despierta y pensando.

Y sin que la puerta abran,
ves que es Dios,
que le manda a tu lengua
y obedece tu mirada.

Es Él el que quiere que tú digas:
“Dios Hombre vino a mi casa,
y Lo he visto sin clavos,
y sin cruz en sus espaldas”.

Cuando yo volví a ser Teresa,
la que la Tierra pisaba,
se fue este Todopoderoso,
mandándome lo contara.

Yo, entonces, miré mi puerta,
y fui a tocar la ventana,
y estaba la aldaba puesta
como por dentro cerrada.

¡Ay pensar que yo quisiera
que todos pensar pensaran!

Desperté, oí:

Este Mensaje, si piensas
tan sólo en el Mensaje,
ya tienes pensar de Dios.

Yo vivía en el pensar,
y el pensar me daba vida.
Yo quería más pensar,
y más pensar me venía.

Había días que el pensar
me daba tal compañía,
que me paraba al andar
porque sus Pasos sentía.

Entonces seguía andando,
y más pensar me venía.

¡Ay Palabras de mi Dios,
que dices para que digan!
¡Ay pensar que no es pensar,
que es querer vivir la vida
como Dios tiene “mandá”!

Si este pensar te falta
y no haces por pensar,
piensa que vives pensando
en lo que nada te da.

En cambio, si no te falta
este pensar que Él lo quiere,
habrá luego más Teresas,
aunque sea con otro nombre.

TERESA DE ÁVILA


***

Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - C7