viernes, 26 de diciembre de 2014

El hombre abraza a esa vida y a Ésta la desprecia

En Sueño Profético decían:

Lucha el hombre por la vida, pero por la vida que muere, y se olvida de la muerte que es cuando empieza la Vida, la Vida que nunca muere. Esta Vida olvidada porque Dios olvido deja, esta Vida maltratada por quien no tiene cabeza.

Dijo uno:

Si el hombre en esa vida se preocupara de investigar ésta Eterna nada le podía extrañar que de la Gloria dijeran. Todo lo vería normal, como los pies y la cabeza. También irían detrás del que los pasos mal los lleva y duda podía haber de que hiciera buena pesca.

Todo es enseñar a dar a esta Vida preferencia. Pero si falta el amar ya no piensas con cabeza y todo lo harás mal, porque esa vida te lleva a empujones y sin frenar retirándote de Dios, con falsedad y maldad.

Desperté, oí:

El hombre abraza a esa vida y a Ésta la desprecia.

Sin saber que abraza humo, aire, nieve o rayos de Sol que por la ventana entran.

Que luego abres los brazos y nada queda de muestra.

Puede que quede mojado cuando la nieve se fuera, pero sin nieve en los brazos.

Esto es vida de materia, la que tanto valor tiene para el hombre de la Tierra.

La que te lleva a pecar porque de Ésta no te acuerdas.

El hombre debería amar y enseñar lo que Aquí llega.

Y se vería normal después del Cielo la Tierra.


***

Libro 65 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo V