domingo, 5 de septiembre de 2010

Ceguera de espíritu - Libro 62 - Te Habla el Profeta - Tomo VIII - Pag. 182-183


Tardaba el sueño en llegar porque a los más míos no podía olvidar, pero con un cariño profundo.

Las palabras “En Sueño Profético”, aunque no se han puesto al principio del Mensaje, para la Gloria es igual, porque todo el pensar anterior al Sueño fue Poder de Dios que, el Sueño Profético, dictó.

Repetían, que aquí, el Poder de Dios, el que no lo vea, tiene ceguera de espíritu. Y esta ceguera, retira de Dios, y ya estas Palabras no quiere Dios que las nombre sin sentir Amor. El que este Amor siente, lo pregona, y Dios le envía defensores.

Desperté, oí:

Esto, con Amor, se cunde más cada día.

En estos Mensajes se ve un Poder de Dios grande. Son dictados con Fuerza y escritos sin temor, para ser publicados.

Si aquí no hubiera Poder de Dios, no acompañarías al enfermo, esperando Milagro.

Está formando Escándalo el leer en los Libros lo que hay escrito por Teólogos y catedráticos.


***