jueves, 16 de septiembre de 2010

El hombre la Palabra de Dios no la valora - Libro 41 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo III - Pag. 143-144


En Sueño Profético decían:

El hombre Le pide a Dios más de lo que el hombre merece. Pero no dice: “Señor, mándame lo que Tú quieras, que yo lo haré contento y sin protestas. Al contrario, que seré feliz cuando más Mando me dieras”. Esto sería lo menos que el hombre tendría que hacer si pensara en esta Vida.

Dijo uno:

El hombre la Palabra de Dios no la valora. Que aquí se está comprobando con el poco aprecio que le dan a estos Escritos, que son sentencias y el hombre sabe fijo que no son de la Tierra. Que vienen del Único Dios, Poderoso para hacer y para destruir, sólo con mover la Tierra, o con lluvia sin descanso, o con una grande epidemia que el contagio de la mirada saliera.

Desperté, oí:

El hombre Le pide a Dios, y cuando la petición no le llega, con palabras o sin palabras ya ofende con lo que piensa.

¡Qué verdad dicen en Gloria, que da pena el leerla!

Que el hombre la Palabra de Dios no valora.

No la valora ni la busca para irla presentando.

Para que vean que en este siglo del adelanto hace falta la Presencia de Dios, y no callarla. Para que el bueno sea más bueno y el malo sea menos malo.

Y ya contentas a Dios, y te elige con su Mando.

Lo bueno que va por dentro no puede el hombre callarlo.

Esto tiene que salir fuera, como la hierba en el campo.

Como el trueno, cuando existe el relámpago.


***