viernes, 10 de septiembre de 2010

Dios es vivo, y es presente - Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - Pag. 231-232


En Sueño Profético decían:

Hazte niño,
si quieres entender a Dios.

Ten Caridad con el Prójimo,
y tendrás contestación.

No dudes los Evangelios,
porque es Palabra de Dios;
y compara lo que hoy dice,
y verás que viene del mismo Dios.

Dijo uno:

Hombre bueno, pronto entiende el Lenguaje de Dios; pero tiene que ser bueno de Espíritu, y bueno de acción; que vea claro que la ira, la soberbia, la envidia, la vanidad, y la desobediencia a la Palabra de Dios, te hace hombre amigo de los espíritus malos. Los Espíritus de Dios están siempre recordando, que para seguir a Dios, no puedes ser hombre malo; pero al hombre le molesta hacer lo que no es pecado, y como no ama a Dios, hace todo lo contrario.

Desperté, oí:

Dios manda que el hombre
se haga niño para Entenderlo.

Y él se hace fiera
para no comprenderlo.

Con lo sencillo que es
a estos tiempos, este Evangelio.

Que el que diga que no entiende,
es que no entiende los primeros.

Si coges Palabras dichas,
y Palabras hoy diciendo,
verás que vienen del mismo.

El hombre estaría contento
si de Dios vivo no se hablara.

Y que siempre se nombrara
como se nombra a los muertos.

Dios es vivo, y es presente
y desde su Gloria manda que la hoja
en el árbol quede quieta.

Y en el mar,
la ola forme montaña.

Y donde no hay estudio,
Dios manda grande Enseñanza.


***