domingo, 12 de septiembre de 2010

Las dos vidas - Libro 57 - La Palabra del Creador - Tomo VI - Pag. 47-48


En Sueño Profético hablaban de las dos vidas: Vida de cuerpo, vida de espíritu. Decían, que estas dos vidas tienen que vivir juntas para poder ganar o perder la Gloria. La vida del espíritu te acerca a Dios cuando tú Lo tienes siempre presente en todos tus actos de la vida. Esto lo ve y lo siente también el que al Elegido sigue.

Sigue el Mensaje un espíritu de Dios:

La vida del cuerpo no puede hacer nada sin el mando del espíritu. Esto se puede ver cuando el cuerpo muere por una corta enfermedad que éste ha tenido, y en él no ves ninguna transformación, todo lo ves igual: cabeza, brazos, piernas...Pues estudia quién es el que mueve el cuerpo, y verás que es el espíritu el que le manda la vida al cuerpo. Esta vida, Dios la manda sin engaños, para que quieran, sin obligar, al Dueño de los dos mundos.

El espíritu lo nombran poco para hablar de Dios. Sin embargo, lo nombran hasta en público cuando se trata de espíritus malos, porque esto es negocio satánico. Dios quiere que hablen de la Vida Eterna, para que el cuerpo despida y no admita lo que Dios no puede hacer entrar en su Gloria.

Esta Enseñanza hace falta para que el espíritu lleve siempre al cuerpo por el Camino de Dios.

Desperté, oí:

Hablaban mucho de la vida del cuerpo y de la del espíritu.

Decían, que muy pocos saben que todo lo que hace el cuerpo es porque primero se lo ha ordenado el espíritu.

Si crees en esto, vas detrás del que Dios trae a su Reino, y copias y practicas lo que él hace, para no perder la Gloria.


***