viernes, 17 de septiembre de 2010

“Este Diciendo” - Libro 17 - Investigaciones a La Verdad - Tomo II - Pag. 11-12-13


En Sueño Profético decían:

A más ames a Dios, menos trabajo te costara aprender “este Diciendo”.

Dijo uno:

Grande es el oír decir: “Dios dijo”, pero que inmenso consuelo es el oír decir: “Dios está diciendo”.

Lee estas frases y cierra los ojos, y ya vives “este Diciendo”.

Esto pasará cuando el Mundo tenga en sus manos “este Diciendo”.

Esto dice Dios hoy, igual que dijo cuando Lo vieron los que vivieron cuando a Él Le decían, Maestro.

Cierra los ojos cuando leas frases de estos Libros. Y cuando hables de un Hecho de Jesús, tú te ves entre ellos. Tú ves los colores y los movimientos. Y según tú vivas, en distintos temas que te dice “este Diciendo”, te verás tú allí, diciendo: “esto, me pasa a mi”.

Te describen las escenas en tan poco espacio como nadie pudiera hacerlo, como no sea Mando de Aquí.

Es corto Lenguaje e inmenso, ya para escribir en frases y anotaciones, para comprobar “este Diciendo”.

Estos Libros serán el silencio de los literatos. Y luego, ellos mismos romperán el silencio.

Desperté, oí:

No hay en tantos temas
una palabra que digas:
“¡esto va en contra de Dios
y de su primera Enseñanza!”

¡Dios siempre de Pregonero
para que el hombre se salve!

¡Dios recordándole al hombre
el camino para salvarse!

Estos Libros llegarán
a las manos de aquel hombre
que tenga que confesar:

“Yo, primera medalla en Literatura,
me avergüenzo
si me quiero comparar
con esta inmensa Lectura
que Dios la manda dictar”.


***