miércoles, 4 de mayo de 2011

Si Dios no fuera Dios - Libro 4 - Te Habla el Profeta - Tomo I - Pag. 257-258


En Sueño Profético decían:

Si Dios no fuera Dios, no viviría el malo. Si Dios no fuera Dios, todos Lo verían destruir el mundo, ese mundo de pecado. Con que una noche fuera larga, tan larga que parara el día, se acabaría el mundo; con que diera orden a los mares, a los ríos, y castigara a las nubes, se acabaría el mundo; con que las lenguas del hombre no juntaran palabras, se acabaría la comunicación del hombre y el mismo hombre se devoraría.

Dijo uno:

Con el Mando de Dios a la Tierra,
la misma Tierra se tragaría al mundo,
y quedaría el mundo sólo en Tierra.

Y con el último Mando de Dios,
Dueño de lo que el hombre se adueña,
el mundo quedaría en nada,
esto, si Dios, Dios no fuera.

¡Qué lucha trae este Dios
por amar y que Lo quieran!

¡Qué lucha para que el hombre
muera sin cumplir condena!

Este Dios, Aquí en su Gloria,
aún deja al que viene
que pida misericordia.

¡Siempre hablándole al hombre
para borrarle el pecado!

¡Siempre sufriendo en silencio
por el que no va a buscarlo!

Si este Dios no fuera Dios,
no habría hombres ni pecado.

Desperté, oí:

¡Qué grande es el Amor
que Dios al hombre le tiene!

¡Qué poco hace de Dios
en lo que el hombre Lo quiere!

En el castigo que a voces
va heredando el hombre.

En conservar el Infierno,
a sabiendas, vivo, el hombre.

Debería el hombre sufrir
al pensar el sufrimiento
de no poder Dios decir:
¡El hombre no quiere Infierno!

¡Con lo sencillo que es
quitarle este sufrimiento!


***