martes, 24 de marzo de 2015

La presencia del Elegido

En Sueño Profético decían:

La presencia
y las palabras del Elegido,
no tiene dinero el hombre
para poderlas pagar.

La presencia del Elegido,
con su presencia,
ya fruto le coges.
Y sus palabras son semilla
que va sembrando en los hombres.

La presencia del Elegido
no la busca ni la reclama
aquél que Aquí no crea.

Dijo uno:

Puede que en algún apuro,
de esos grandes de la Tierra,
busque con ansiedad,
como el cojo las muletas.
Y en esta grande ansiedad,
ya venera el cojo las muletas.

Que esto puede pasar
al que tuvo al Elegido
y echó la mirada atrás,
porque aún estaba libre
de poder muleta usar.

Todo el que diga “¡Dios mío!”
y lo diga de verdad,
echa la mirada al Cielo
y a Dios sintiéndolo está.

Este “¡Dios mío!” es algo
que no puedes sujetar.
Es vida que busca la Vida,
Vida de una Eternidad.

Desperté, oí:

Vida le llaman los hombres
a lo que Aquí llaman muerto.

La vida Aquí se valora:
Vida de Dios sin entierro.

Vida que busca una Vida
en lo que baja del Cielo.

El que más cree en esta Vida,
más busca al Instrumento.

Porque éste le da Vida
con las Palabras del Cielo.

Que no se pueden dudar
porque son puro Evangelio.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - C4