sábado, 21 de marzo de 2015

Las cosas de Dios, no admiten término medio

En Sueño Profético decían:

Tiene peligro grande tener amistad con uno que sepas que a Dios no ame.

No es peligro si tú te encuentras con fuerzas para ir tirando de él hasta que éste Amor sienta.

Pero seguir amistad sabiendo que es roca o piedra, ya tú también en contra de Dios estás.

Hay quien dice: “cada uno tiene una forma de pensar”. Esto es por Dios admitido en dos que Dios convierte en uno. Y Dios sabrá por qué pasar.

Dijo uno:

Estas Palabras que en arrobo antes han dicho, ya con el que no quiere oírlas, tú no puedes tener amistad, porque confunden tus actos cuando al Elegido llegues a preguntar.

Hay cosas que sólo sirven para una cosa echar. No puedes echar azúcar donde estás echando sal. Y es difícil que encuentres cosa que sea más igual por su color y su volumen.

Desperté, oí:

Las cosas de Dios
no admiten término medio.

Las cosas de Dios
no pueden tener secreto.

Las cosas de Dios
tienen vida en lo muerto.
Tan sólo estas Palabras
te hacen mirar al Cielo.

Buscando algo que quieres
porque sabes que no es muerto.

Al que duda pone en Dios,
no le hables de los muertos
que vivos viven con Dios.

Como no sea que tu fuerza
tenga contacto con Dios.

Si te sientes esta fuerza,
haces gran servicio a Dios.

Pero si ves que te falta,
huye del que no ame a Dios.


***

Libro 18 - Dios No Quiere, Permite - Tomo III - C3