domingo, 15 de marzo de 2015

No es digno de rezar el Padre Nuestro

En Sueño Profético decían:

Quien conozca este Caso –hoy único– y ponga duda, no es digno de rezar el Padre Nuestro. Y al ponerse en sus labios “venga a nosotros tu Reino”, no es digno de pronunciar: “hágase tu Voluntad aquí en la Tierra como en el Cielo”.

Estas palabras no van en personas que dudan lo que están viendo. Están haciendo llamada, y dudas respondiendo.

Dijo uno:

Este Elegido labró tierra en su espíritu, y Dios puso semilla Divina, haciéndole ver su Existencia con Cuerpo de Carne, como el que vieron en la Tierra, que se trajo a su Reino.

Ha visto a la Madre Virgen con Dios Hijo en sus brazos presentando la Inocencia. Y es por los hombres matado a golpes en un madero, después de subir Calvario.

A este espíritu, en arrobo, Dios le ha hecho Visiones, que si le hacen preguntas, da miedo cómo responde, si tú preguntas con dudas.

Desperté, oí:

Sin arrobo de espíritu el Padre Eterno se ha hecho visible en Divinidad, sin Cuerpo, no siendo conocido por el Instrumento.

Pero su Amor hace inclinación al Cielo, poniéndose de rodillas hasta rezar el Padre Nuestro.

Una noche, en arrobo, Dios le dice: “Esto has visto”, y le hace la misma Visión.

Le da Enseñanza de ángeles con cuerpo y de ángeles que no tuvieron cuerpo, para que dé respuesta con Enseñanza.

Si después de leer lo que Aquí mandan que escriba, no lo crees, pídele el Perdón a Dios y Él verá si lo mereces.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - C6