viernes, 20 de marzo de 2015

Presenta tu Amor y luego juzga

En Sueño Profético decían:

Hoy dictamos un pasaje de cuando a Dios Hombre Lo vieron de Carne y enseñando de su Reino, que Aquí lo titulan: “Presenta tu Amor y luego juzga”.

Éstas fueron las Palabras que el Maestro dijo a unos que salieron a su encuentro cuando salía de la sinagoga de dar Vida en Palabras porque daba su Aliento. Se acercaron unos y Le dijeron que en sus familias había muchos que no cumplían sus Palabras. Y queriendo seguir hablando del poco Amor que por Él sentían, dijo el Maestro:

“Presenta tu Amor y luego juzga. Pero no juzgues sin que seas tú primero por ti juzgado. Tú no amas a mi Padre que está en Mí, ni a Mí sabiendo que estoy en el Reino de mi Padre, que todo es un mismo Dios. Si tú amas, Me suplicas para que ellos amen, pero no los juzgas queriendo que Yo los condene. Si ellos Me hablan de ti, dicen las mismas palabras tuyas, porque saben que tú tampoco amas mis Palabras”.

Desperté, oí:

Era el oírlo hablar y ya sabías que no era hombre de la Tierra.

A su Figura, siendo igual que la de otro hombre, Le veías su Grandeza.

Contestaba al espíritu, no a la figura o presencia.

El que quería quedar bien y poner mal a la familia, buen pensar le presentó.

Que presentara su Amor, sabiendo que no lo había.

Ama antes de juzgar, que Dios sabe si Lo amas, y te puede contestar.


***

Libro 13 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo II - C2