martes, 10 de marzo de 2015

Lleva Mi Palabra

En Sueño Profético decían:

Hay quien conoce a Dios,
sin decir Dios: “Yo Soy Dios”. 
Y hay quien dice Tú eres Dios,
cuando el castigo ya manda.

Hay quien ve el Camino de Dios,
por las huellas que deja
el que viene de su casa.
Y hay quien va borrando huellas
para desmentir al que habla,
que si habla
fue porque Dios le dijo:
“Quiero que lleves mi Palabra,
que el hombre te formará guerra
cuando digas: ¡Dios me habla!”.


Este Mensaje, mandado por Dios al hombre, fue dicho en arrobo a ella 20 años antes de hoy. Esta Comunicación es diaria, distinta, y con mil formas de Enseñanza. Que estas mil formas son para el mismo fin: para aprender a amar; para recordar que Dios vive; para que su Nombre no se borre del espíritu; para que el hombre no viva sin el Amor a Dios; o para que sienta miedo y no dé escándalo al pecado; para que si está pecando, llore y pida a Dios el Perdón cuando no lo oiga nadie.

Dijo uno:

Y una vez que sabes
que tu Perdón te ha llegado,
entonces debes ir predicando
el porqué de tus pecados,
que fue por no pensar en el Cielo,
en la Gloria, en los Santos,
en todo lo que Dios manda.
Porque también Dios quiere
que no sufran tus hermanos.

Otro, también dijo:

Cierto es, que cuando se está pecando, tormento siempre le das al que pecados no hace, al que está en oración con Dios, al que le robas la Paz con tu vida de pecar. Dios no quiere que tú peques, por el mal que hacen tus pecados a tu espíritu, que te quedas apartado de Él, y este mal va corriendo como lumbre en espigas secas. Dios tiene que hablar al hombre para ir cortando el fuego, sin echar agua a las llamas.

Desperté, oí:

Dios tiene que publicar,
para que no diga el hombre:
“Dios murió y Allí estará”.

Allí, que dicen el Cielo,
que quién sabe dónde está.

El que Aquí viene, ya enseña
lo que Dios mandó enseñar.

Pero por falta de amar,
el hombre dejó olvidar.

Dios llama al hombre con su Mensaje,
y el hombre desmiente a Dios
donde la Voz de Dios sale.

¡Cuántos obstáculos pone el hombre,
sin saber que Dios ya sabe
el que pregunta por Dios
o el que castiga al que hable!

Hasta que Dios dice al hombre:
“Publica. Toma la llave”.

Este tormento será
para el que guardó esta llave.

No digas a Dios que no le publicas
lo que Él hable,
que es el único que manda
en los mares y en el aire.

Pues si éstos obedecen,
es porque puede el mar secarse,
y el aire sin movimiento,
hasta el mundo acabarse.

Ahora piensa en tu poder
para con Dios enfrentarte.


***

Libro 7 - Investigaciones a la Verdad - Tomo I - C4