martes, 17 de marzo de 2015

Pregón del Cielo

En Sueño Profético decían:

El que da bien la explicación del vivir en Gloria es el que Dios Aquí trae y luego vuelve a su materia. Éste dirá el Sentir y la Visión como ninguna leyenda, aunque todo sea de Dios. El que no ha venido Aquí, como el que Aquí Dios trae, al oír estas Palabras dichas a uno y con Mando para que sean para todos, debe oírlas apartando de su vista al Comunicante, y ya sentirá Pregón del Cielo; ya le dará su valor al que recoge el Mensaje dicho por Boca de Dios; ya comprenderá que ni libros, ni letrados, ni profesores de Tierra escriben estos Dictados; ya pensará, aunque tarde, que esto viene del Cielo; ya querrá hacer lo que se pasó su tiempo, su tiempo ahí en la Tierra; Aquí siempre está el mismo tiempo; Aquí es Presencia de Dios en Espíritu, en Espíritu e Imagen; Aquí sólo hay un tiempo; Aquí sólo hay un Dios; Aquí nunca llega el hombre como no haya arrobo, que este arrobo es la Enseñanza que luego queda en los Libros con las Palabras ya escritas, pero Palabras sin habla, Palabras que irán leyendo y notarán cosa extraña; pero si haces pregunta, no da respuesta Palabra. Por eso, el que Aquí traen, debe ser bien pagado, que el pago se da en Amor, el que tiene Dios mandado; que el pago también lo hacen obedeciendo su Mando, su Mando que no es su Mando, que es cumplir una encomienda de Dios, que se la ha mandado para los hombres de la Tierra.

Desperté, oí:

Cierto es que leer estos Escritos,
no es que los lea
la misma que da respuesta.

Que la respuesta la da
porque a ella se la llevan.

Todo lo que hay escrito
tiene miles de respuestas.

Todo lo que hay escrito
y quisieran preguntar,
el que recibe tiene respuesta
para otro Libro llenar.

Dios no da sólo Mensaje,
esto se llama llevar.

Dios actúa en la inteligencia
culta o sin cultivar.

Si es culta, se verá pobre,
cuando Dios mande el Hablar.

Si es inteligencia virgen,
adora sin descansar.

Adora porque no sabe
la forma de pagar
un saber, que él bien sabe
que no sabía “na”.

Dios le dicta el Dictado
y deja la inteligencia
preparada en Saber
para encajar las respuestas.

Luego leerán los Libros,
explicándolos cualquiera.

Esto, que pase más tarde,
cuando no vean a ella.


***

Libro 11 - Te Habla el Profeta - Tomo II - C4