jueves, 21 de octubre de 2010

Aceptación a todo lo que te llegase - Libro 57 - La Palabra del Creador - Tomo VI - Pag. 199-200


En Sueño Profético se vio una nube grande. De ella salían rayos de luz de color oro, que iban del Cielo a la Tierra. Desapareció la nube y apareció la Imagen de Dios Hijo, con un manto que le cubría todo el Cuerpo. Y éstas fueron sus Palabras:

“Piensa que mi Presencia no te falta, aunque mi Cuerpo no lo veas como ahora lo estás viendo. Si algún día te llegara la duda, mira al Cielo, y el Poder de mi Padre llegará a tu cuerpo. Mientras recibas con Paz lo que tu espíritu no merece, no te faltarán de mi Gloria las Fuerzas, para que vean mi Poder en el que Yo elijo”.

Desapareció la Presencia de Dios Hijo, y el cielo, como de noche quedó.

Ya dijo un espíritu con Mando de Dios:

Ha sido una Visión con la presencia de Dios Hijo. Esta Visión es difícil explicarla como no creas primero en Dios y después en el que está contando lo que Dios le ha dicho a su espíritu en el ArroboDesprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) para que quede escrito y publicado y sirva de Enseñanza en la Tierra.

Decían que, para ser Elegido, lo primero que tenías que tener era aceptación a todo lo que te llegase, y en el enfado, seguir y querer más a Dios. Esto es lo que el Elegido siempre ha pregonado, antes y después de ser Elegido. El que tenga dudas, que lo siga y verá que su consejo es que todos lo pasen bien, pero recordando las Palabras de estos Mensajes.

Desperté, oí:

El Sueño que ha traído a este día, da grande alegría el recordarlo.

¿Cómo decir la alegría que da el ver la Imagen de Dios, diciendo las Palabras que están escritas?

El principio de este Mensaje es para no olvidarlo.


***