jueves, 14 de octubre de 2010

No hay que dejar tiempo al tiempo para escandalizar este Mando - Libro 53 - Te Habla el Profeta - Tomo VII - Pag. 208-209


En Sueño Profético decían:

Tu presencia no debe de faltar en un caso de dolencias, cuando el que te llame Esto crea. Que este bien es para el enfermo y para el médico. Que éste recibe Iluminación cuando da la receta, escrita o de palabras.

Dijo un espíritu de la Gloria que su cuerpo conoció a este Elegido:

Si el que conoce este Caso no sigue los pasos del Elegido, sería un sufrimiento grande, porque sería despreciar el bien que Dios le da para que lo vaya repartiendo, diciendo: “Señor, yo no curo, pero algo hago cuando con Fe Te pido”. Estos pensamientos los lleva el Elegido, pero los lleva en silencio para el cuerpo y con palabras para el espíritu. La Fe y la esperanza al cuerpo le hacen falta.

Desperté, oí:

Esta noche ha dormido contigo la petición de la curación del enfermo.

Con este pensar llegó el sueño:

No hay que dejar tiempo al tiempo para escandalizar este Mando que Dios está dando.

Esto, para creerlo, tienes que seguir estos pasos y ver lo lejos cerca y lo que está en silencio en escándalo.

El silencio aquí no lo quiere Dios. El silencio lo quieren los espíritus malos.


***