jueves, 28 de octubre de 2010

Cantar estos Mensajes - Libro 60 - Dios No Quiere, Permite - Tomo VII - Pag. 28-29


En Sueño Profético decían:

Está formando Escándalo este Mando que da el Cielo. Se ve que es Mando de Dios por estar cundiéndose en público y en alta voz, en la Casa de Dios.

Dijo un espíritu con Mando de Dios.

Este Mando lo da Dios igual que se lo dio a los pastores en Belén.

Los que tienen fama por su voz, aquí no acuden, para cantar estos Mensajes, porque no creen ni aman a Dios. Si pensaran que la fama es viaje corto, que se acaba, acudirían donde Dios habla todos los días y quiere que se cundan en alta voz sus Palabras.

Lo que Dios ilumina al Elegido, al que lo oye, le parece difícil. Pero quién iba a pensar que un Venero Divino iba a hacer Libros en un Lugar que no sabe restar, ni otras cosas más de la cultura del hombre. Pero cuando el Poder de Dios da el Mando, sobra todo y más se ve este Mando con la Sabiduría de Dios. Cuanto más piensas esto, más ves que de la Tierra Esto no es.

Tan sólo con poner tu voz en las Palabras de Dios, ya te puedes dar por uno más de su Gloria.

Desperté, oí:

El ArroboDesprendimiento del espíritu por la Fuerza del Mando de Dios y obediencia en la carne esperando el retorno del Mando (L.76-Pag.73-74-75) era nombrando a los que aquí pueden poner, en canción, su voz.

Decían, que se ve más que Esto no es de la Tierra, por el desprecio que el hombre le da.

Cuando debería pensar: “Si Dios es Dueño de todo lo que el hombre ve, lo que yo creo que es mío, suyo es”.


***