sábado, 19 de febrero de 2011

Dios ama a todos igual - Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 129-130


En Sueño Profético hablaban del Amor a Dios. Decían:

Dios te deja que no Lo quieras, pero no que Le quites su Gloria. Dios te ama tanto, que te da aunque tú no Lo ames. Dios ama a todos igual, y deja que todos Lo amen en la misma cantidad. El hombre es el que no ama igual. El que mucho ama a Dios, éste Lo siente, Lo siente y Lo busca donde puedan hablarle de Él. Dios siempre ocupa un Lugar donde pueda comunicarse al hombre y el hombre vea que habla Él. Son innumerables las personas que Dios habló en ellas.

Dijo uno:

Cosas Sobrenaturales están constantemente pasando, pero el hombre no está enseñado a comprender estas Comunicaciones sencillas, y difíciles de comprender cuando el hombre se tapa los oídos.

¡Es pena tener que oír ofensas a aquel que diga: “Dios me habla”!

El hombre debería cambiar las ofensas, por inclinar las rodillas delante del que diga: “Dios Aquí me trae”. Éste que esto dijera será conocido en el momento que el hombre a Dios quiera ver.

El que Dios habita se conoce por su presencia, por su acción al Prójimo y por el sí de consuelo que da.

Desperté, oí:

Este Sí es el de Dios: Sí de Amor, Sí de Confianza y Sí de Perdón.

Del que Dios vive en él, si refieres su actuación al que a éste no conozca, ya sabe que Esto es de Dios.

El hombre no puede actuar igual que éste, ni con este Amor y esta entrega por salvar a pecadores de pecados que con Dios no pueden estar.

Si estudias al que repite Palabras dichas por Dios, verás como el que las dice no es él, las dice el mismo Dios.


***