jueves, 3 de febrero de 2011

Dios dijo, dice y dirá - Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 49-50


En Sueño Profético decían:

El que ama, nunca dice: “ya bastante amo”. Al que ama a Dios no se le oyen estas palabras: “ya amo bastante; ya sé bastante de Dios; ya leo los Evangelios; yo respeto su Doctrina; yo sé lo que hay que aprender de Dios, y yo aprendido lo tengo”. Estas palabras no son del que ama.

El Amor es exigente en querer más, en amar, en querer oír decir: “Dios no es que dijo; Dios no es que dirá; es que está diciendo; y a este “diciendo”, el Amor te hace buscar.

Dijo uno:

Siempre que Dios habló en uno, tuvieron más fuerza sus Palabras que las ya dichas.

Cuando estos Escritos queden sin la voz del Comunicante, ya quedarán igual que todo lo que hay escrito, que todo lo que el hombre lee que otro Elegido escribió.

Aclaración a esta diferencia:

Dios que habló y dijo esas Palabras; y Dios que hoy habla y manda escribir para que mañana sean leídas por otro.

Es grande la diferencia de decir “ha dicho Dios”, a decir “me está diciendo”. Este “diciendo” Dios siempre lo tendrá en una boca, resonando Dios sus Palabras para que el hombre a Dios siempre Lo esté oyendo.

El hombre que no ame a Dios, esto no puede comprenderlo.

Desperté, oí:

¡Qué más puede oír el hombre,
para comprender, aprender y enseñar?

Siendo Palabra de Dios,
es siempre Palabra igual,
pero la misma Palabra
pasa a segundo lugar.

Dios mandaba a sus Discípulos
a que de Él fueran a hablar,
pero cuando Él llegaba,
los Discípulos, a callar.

Esto es pregunta que hacen:
¿No lo ves claro esto ya?

Dios no cambia su Palabra,
Dios la dijo, la dice y la dirá.

Ahora la está diciendo.
¿Por qué no vas a escuchar?

Dios siempre habló en el Profeta.
Esto no debe extrañar.

Si sientes Amor de Dios,
a Dios tienes que buscar:
en su Palabra ya escrita
o en la que diciendo está.

Dios no se enfada si cambias,
“diciendo”, por “dicho ya”.

Esto es camino que andas
dejando pasos atrás,
que los pasos son los mismos,
con diferente pisar.

Si has pasado los primeros,
quieres seguir viendo más,
por ser pasos que te llevan
a la Gloria Celestial.


***