domingo, 27 de febrero de 2011

Dios tiene mi sufrir para que no me condene - Libro 5 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo I - Pag.178-179-180-181


En Sueño Profético decían:

“El Amor a Dios, cuanto más lo practicas, más Amor sientes”. Estas palabras son de Teresa de Ávila. Y éstas son de Agustín de Mónica:

El pecado, cuanto más lo practicas,
más te invita a que hagas pecados
y menos pecados crees que tienes.
Pero si piensas en Dios,
pensando: “si Dios no quiere,
yo no hago los pecados,
porque puedo tener muerte”,
esto es una forma de pensar
del que peca y miedo tiene.

Luego hay otro pensar,
que no es pensar en la muerte,
es un pensar tan fijo,
que te ves tonto, inocente;
tan sólo si piensa el hombre:
¡bueno…!, ¿por qué no quiere Dios que yo peque,
si la Gloria sigue igual
y Dios vive sin el hombre?

Si Dios tiene mi sufrir
es para que no me condene,
mi sufrir porque nos deja
vivir la vida del hombre.

Pues Dios podría decir:
“si tú eres hombre de pecado,
condena tendrás Aquí”.

Ya dijo Agustín:

Fijas son estas palabras dichas por mí,
pero falta otro pensar,
cuando piensas y a la vez dices:
¿pero qué me pasa a mí?,
¿cómo puedo pecar tanto?,
¡qué sufrir tendrá por mí
el que tiene que juzgarnos!
¡Yo ya no peco por Él!;
y te quitas del pecado.

Esta es la razón
por la que luego te dicen Santo.

Desperté, oí:

Era mi sufrir mayor,
oír Agustín el Santo.

Era mi mayor tormento,
el pensar en mis pecados.

Había días que pensaba:
¡pero ya no estoy pecando!

Este pensar me ponía
desde la Tierra adorando
al que yo fijo sabía
que me había perdonado.

Si has sido pecador
y ya no haces pecados,
busca al que aún los hace
porque de Dios no le hablaron.

Es mejor que ya no peques
por Amor y no por Mando.

Pues si sientes el Amor,
fue por ti antes buscado.

Cuando buscas al que peca,
ya estás odiando el pecado.

Porque el Amor ya prohíbe
que le den a Dios enfado.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***