martes, 1 de febrero de 2011

El Profeta es para enseñar ahí - Libro 4 - Te Habla el Profeta - Tomo I - Pag. 101-102


En Sueño Profético decían:

El Profeta no puede faltar entre el hombre para la Enseñanza del espíritu. Dios, como Dios que es, sabe que el hombre acabaría diciendo: "Bueno… ¿y quién ha visto a Dios?"

Dios podría hacer que el mundo existiera sin que Él se hiciera visible al hombre, y cuando soltara la materia, viera el seguir de este comienzo. Pero la materia es débil, y no tendría capacidad para hacer lo que Dios tiene mandado desde el comienzo del mundo.

Antes de su Venida, Él se comunicaba al hombre, pero el Padre quiso que Dios fuera Hombre, y que se sirviera de todo lo que al hombre le agradaba y desagradaba.

Dios quiso ser Hombre, ser Profeta, para que su Mando fuera del Padre, y ya poder con su Presencia enseñar a amar a Dios y llevar a los espíritus a la Gloria del Padre, que Dios Hijo y Dios Padre es el Mismo Dios.

Desperté, oí:

El Profeta es Dios hablándole al hombre, para que el hombre con su Libertad elija Gloria de Dios o sitio sin Dios.

El que Dios elige de Portavoz para enseñar, este Poder no es valedero Aquí.

El Profeta es para enseñar ahí. Aquí ya es un espíritu de la Gloria de Dios.

El Profeta es para darte la llave de las Puertas de la Gloria.


***