lunes, 7 de febrero de 2011

Oración para quitar de pecar - Libro 6 - Dios Manda en Su Gloria Que Enseñen - Tomo I - Pag. 22-23-24-25


En Sueño Profético decían:

El que está siempre practicando la Palabra de Dios, éste nunca peca.

El que sabe cómo es Dios, éste nunca peca.

El que cree cómo ama Dios, éste no peca.

El pecado siempre arrastra a aquel que el Amor no le llega.

Aquel que dice: “¡Dios mío!, que no me quede en tinieblas”, a éste no le falta Luz, que los ángeles le llevan.

Dijo una mujer:

Vivía yo con materia
cuando este caso ocurrió:
Había dos vecinas mías,
una de grandes pecados,
y otra de grande oración;
las dos eran de hermosura,
de hermosura dada por Dios.

De la que no hacía pecados,
su hermosura era mayor.
Esto a la vista del hombre.
Pues sin duda que salía
del espíritu el valor.
A esta última nombrada,
nunca el pecado siguió.

Un día estaba llorando la pecadora,
y estos gritos se oyeron:
“Señor, ¿qué haría yo para no pecar
y que ya no me buscaran
los que yo hago pecar?
Señor, quiero dejar ya mi cuerpo
“pa” los gusanos pastar,
como pastan los corderos,
pero éstos sin pecar.
Yo he pecado hasta veintisiete.
¡Mañana no peco más!
¡Mañana…! ¡Pero ni hoy!
Esta noche voy a rezar
a la Ermita del Socorro,
y allí me voy a juntar
con lo que veo a diario,
cuando paso “pa” pecar.

Desperté, oí:

La que vivía pecando,
al pasar por la Ermita,
veía a la otra rezando.

Miraba con la conciencia,
y la vista retiraba.

Iba a hacer pecadores,
pecadores que esperaban.

Unos eran ya mayores,
otros “casaos” y con hijos,
y otros que con su belleza
se los llevaba al peligro.

La que estaba en oración
en la Ermita del Socorro,
cuando la veía pasar,
una oración en su nombre
la decía “pa” su mal.

¡Señor, quítame este mal!,
que sea la última noche
que yo pase “pa” pecar.

La oración sirve
para quitar de pecar.
Y el que pide a Dios Luz,
fijo y seguro
que Dios se la da.

Las dos mozas se juntaron
en la Ermita “pa” rezar:
una, libre de pecado;
y otra, jamás “pa” pecar.


***