martes, 26 de abril de 2011

6º Aniversario del Fallecimiento de Ana García de Cuenca


Ya hace seis años que Ana García de Cuenca no se encuentra físicamente entre nosotros, pero sí en Espíritu. Con motivo de poder recordarla, y gracias a la aportación de Encarnita Aguilera, una seguidora y miembro de la Fundación, podéis ahora oir la grabación de un Mensaje leído directamente por Ana.

El Mensaje fue grabado hace más de 30 años en un magnetoscopio, por tanto el sonido no es de muy buena calidad. Se ha intentado mejorar eliminando la mayor parte del ruido y amplificando la voz.

Los que la conocimos tuvimos el privilegio de poder ir a diario a su casa a oir el Mensaje del día. Los que no pudieron conocerla, tienen ahora la posibilidad de oir su Voz.

Para que puedan seguir la lectura de la grabación, a continuación tienen escrito el Mensaje al que pertenece:

Click aquí para escucharlo:


En Sueño Profético decían:

“Ésta es la Gloria. Éste es mi Padre. Y Yo soy Dios”.

Y con grande fuerza vi esta Visión:

El Padre sin Cuerpo y sin Carne, y un Hombre de Carne que era Dios.

Fue rápida la Visión, y cuando quise quedarme con esta estampa, se desapareció, y sólo hablaban. Decían:

Leyendo este Escrito y preguntando el sentir y explicación que dé el que Dios Aquí trae, ves Verdad y sientes a este Dios.

Es pena para Dios y condenación para el hombre, no querer saber de Dios.

El hombre quiere las Palabras de Dios escritas, y no oídas por Dios.

El hombre buscaba a Dios, si Dios dijera: “Tú no quieres mis Palabras, pues ten, tu condenación”.

Si Dios hiciera esto, sin dar el Perdón, todos oirían a Dios, todos temerían a Dios, todos buscaban a Dios. Pero ya sería un Dios imitando al hombre, y Dios es Dios, y se hizo Hombre para enseñar a amarse, sin castigo, sin miedo, y sí con Amor.

Dios Poderoso, Único, y dejando que el hombre Lo maltrate.

Desperté, oí:

Si Dios sabes es Dios,
¿por qué no amas?

Si Dios te da y ofrece Amor,
¿por qué no amas?

Si Dios no fuera Dios,
no te Oía cuando llamaras.

Pues si Dios es todo Amor,
¿por qué no amas?

No hay mejor Amor,
que hacer lo que Dios manda.

El que ama siempre a Dios,
de su Gloria no se extraña.

El que duda lo de Dios,
bien poco que a Dios Lo ama.

Si esta Gloria no la has visto,
no puedes hablar de Dios
puntualizando palabras.

Si de lo escrito refieres,
no es lo mismo que Dios te habla.

Oye para aprender
lo que de esta Gloria sacan.


***

Mensaje del Libro 2, Pag. 23-24