viernes, 15 de abril de 2011

El que Lo busca por verlo, es el que primero Lo ve - Libro 1 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo I - Pag. 167-168


En Sueño Profético decían:

Hay quien busca a Dios por el sufrimiento; otros, por la alegría; y otros, por verlo. El que Lo busca por verlo, es el que primero Lo ve.

Éste se olvidó del sufrimiento y del bienestar, pero no se olvidó de amarlo, tanto, tanto, que Lo sigue hasta verlo.

Si mucho Lo amaba sin verlo, a qué grado llegará este Amor cuando Lo vea y Dios, el Único Omnipotente, diga:

“Yo Soy el Dios de todos los hombres. Yo Soy el Dios que Amo al hombre y dejo que el hombre no Me ame. Yo Soy el Dios de Israel. Yo Soy el Dios de Abraham. Yo Soy el Dios de Moisés. Yo Soy el Dios de todos los Profetas. Yo Soy el Único Dios que separa el espíritu de la carne. Yo Soy el Único que resucito a los muertos”.

Cuando este hombre oiga y sienta estas Palabras, dichas con la Fuerza de esta Gloria, no habrá quien pare este Grito, que aunque calle, alborota.

La alegría de la cara de este Elegido, irá hablando de esta Gloria, y si tienes un sufrimiento y el trato le das a ella –porque ella quiere tu trato, pero quiere que tú quieras–, ya verás el sufrimiento como una cosa cualquiera, porque este sufrimiento no sigue, que ahí se queda.

Desperté, oí:

El sufrimiento de ahí, muchas veces tú lo sufres porque no piensas Aquí.

Si crees en la Eternidad, y piensas en esta Gloria, desecharás sufrimientos que el que no cree ni piensa, alberga.

La Paz, la Alegría y la Esperanza son la Bóveda de Dios.

La ira, la intranquilidad y la esperanza pérdida son el Abismo.


***