martes, 19 de abril de 2011

Camino de Amor - Libro 8 - Dios No Quiere, Permite - Tomo I - Pag. 192-193-194


En Sueño Profético decían:

Hay quien dice que busca a Dios, y tú ves el camino tan contrario, que ya ves que no es persona de Dios.

Hay quien se coloca en postura tan falsa, que Dios no lo deja que se ponga el disfraz.

Dijo uno:

Cuando se busca a Dios, no terminas el camino para llegar a Él, porque Él sale a tu encuentro.

El hombre dice que Dios tiene muchos caminos. Esto lo dice el hombre equivocado.

Dios sí tiene muchos caminos que el hombre ignora, pero para buscar a Dios, sólo hay uno, y es el Amor.

Donde no hay Amor, no hay camino de Dios. Donde no hay Amor, te cansarán todos los caminos y no encontrarás el que Dios sale a tu encuentro, justamente con su medida de Amor. Ya, cuando Él te espera, siempre Lo llevarás por todos los caminos que el hombre ignora, por todos los que la vida material sus penas llora; ya te llevará por el camino de la Caridad, donde a Él llaman, donde a Él esperan, donde el ¡Dios mío! se oye como el tic-tac del reloj cuando no falta la cuerda, cuando las ansias de Dios ya esperan en la puerta, cuando no mueves un pie sin que Dios te dé respuesta.

Éste es el camino
que pocos encuentran.
Aquí se presenta Dios
en mujer u hombre cualquiera.

Este camino lo pasas,
y en éste, todo lo encuentras:
las fatigas de la vida,
que lo social Aquí no cuenta,
son fatigas que se pasan
hasta soltar la materia.

Desperté, oí:

No hay un sólo arrobo
que no lleve su Enseñanza.

Es corriente oír al hombre
el decir estas palabras:

“Por todos los caminos
se llega a Dios”.

Tan sólo hay un camino
donde Dios espera al hombre.

Este camino es Amor,
que andando este camino,
en la mitad espera Dios.

Ya, Él, te manda por los muchos,
pero ya vais los dos.

No digas muchos caminos,
los que te llevan a Dios,
porque estás perdiendo el tiempo,
si no es camino de Amor.


***