jueves, 7 de abril de 2011

Formas de sufrir - Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 199-200-201


En Sueño Profético hablaban de las formas que hay de sufrir. Decían:

Hay quien sufre porque ha elegido sufrir, y acapara sufrir que no es sufrimiento. Hay más sufrimiento por cuidar el sufrir, que por el sufrir llegado. Hay quien piensa en el sufrir, y sufrir ya está albergando, y cuando llega sufrir, de un sufrir más bien buscado, entonces viene el sufrir.

Dijo uno:

El sufrimiento del hombre es, mayoría de veces, dado por el mismo hombre. Si el hombre en vez de buscar sufrir, buscara a Dios, no se acordaría del sufrir. Pero se acuerdan de Dios cuando han buscado el sufrir. El sufrimiento de la materia es llama en papel de seda. En cambio, el gran sufrir, de ese que buscan en la Tierra, luego sí es sufrir Aquí, cuando sin Gloria se quedan; pero a este sufrir, nadie ahí le echa cuentas. Debería empezar el hombre haciendo ya vida nueva, y darle el mayor cuido al espíritu, para que éste se ocupe de frenarle la materia, que este freno es pensar: “Esta carne llega a vieja, y ya nadie mirará, y el espíritu lo deja con el Mando que Dios da; esto si llegas a viejo. Pues también puedes quedar con la actividad del viejo, aunque cuentes poca edad. El sufrir debería ser, tan sólo la enfermedad, y si sentías a Dios, sufrir no puedes llamar. El día que el hombre cambie, el sufrir se acabará.

Desperté, oí:

Buen silencio pone el hombre
a estas formas de sufrir.

Es culpable la materia,
del sufrir que hay ahí.

El hombre vive la vida
sin ocuparse de Aquí.

El hombre busca a otro hombre,
para hacer a Dios sufrir.

Y éstos ya buscan a más,
para poder desmentir
de lo Eterno de este Dios,
que todo está viendo Aquí.

Todo el sufrir de la Tierra,
no debería existir.

Acércate mucho a Dios
y olvídate del sufrir.

Que los que Dios trae a su Gloria,
son como ya ha dicho Aquí.


***