viernes, 1 de abril de 2011

Por falta de Amor a Dios - Libro 8 - Dios No Quiere, Permite - Tomo I - Pag. 205-206


En Sueño Profético decían:

Por falta de Amor, no se vive como a Dios agrada. Por falta de Amor, se vive retirado de Dios, y este vivir te hace que peques. El Amor a Dios, el mismo Amor te pone sus Leyes, que son distintas a las del hombre que vive sin amarlo. La falta de Amor, hace que se viva fiesta la Crucifixión y Muerte del Salvador de los hombres; se hace la fiesta hablando de sus Martirios, y se representa el hecho en distintas escenas. Hay escenas, a las que el hombre les pone valores fabulosos, quedando Dios en descontento. Hay escenas en las que Dios sirve al hombre que a Dios no ama. Otros representan la escena sin creer en Dios, y ya el que ama, sufre por el sufrir de Dios, y pide a Dios el Perdón para los ignorantes, para los que viven la vida sin buscar a Dios, para los que dejan a Dios después del hombre, para los hombres que no saben lo que hacen por no tener seguridad de que otra Vida espera, otra Vida que Dios es el único que te lleva a Ella con Él; o te deja en sitio que Él no está, porque así ellos quisieron, los que allí viven sin Él.

Si el hombre se vistiera con el traje del Amor de Dios, todo lo haría como Amor que manda, como Amor que sufre cuando desprecian su Amor.

Dijo uno:

Si piensas en los azotes que recibió Dios de la mano del hombre, no haces fiesta.

Desperté, oí:

Este Mundo sin materia,
te dice sólo verdades.

Este Mundo sin materia,
te enseña a que pensando,
puede que veas verdad
en lo que no habías pensado.

¡Cuánto se habla de Dios,
de Dios el Crucificado!

¡Y cuánto desmiente el hombre
cuando de Dios Vivo dicen:
“Yo Lo veo y a mí me coge
para decir en la Tierra
el mal que Le hacen los hombres”.

“Para llevar a la Tierra
el Vivir que vive Gloria”.

“Para que el hombre se olvide
de que muertos no hay en su Gloria”.

“Que todos viven la Vida
y ruegan para el que quiera
seguir viviendo ya Vivo
cuando suelte la materia”.


***