jueves, 14 de abril de 2011

Al amor no le va la distancia - Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 123-124


En Sueño Profético decían:

Esto es para enseñar del espíritu y educarlo a la Paz:

Si no tienes paciencia y no conoces la humildad, no te consideres amigo de Dios.

El amor tiene sus exigencias cuando es material. Pero cuando es espiritual, es caminar y caminar siempre con dulzura, viendo el camino corto y llano; llano porque Dios no tiene obstáculos ni fronteras.

Hay quien cuando ve algo fácil le da orientaciones a Dios.

El bien que se hace al inmerecido es uno de los caminos por los que se va a la Gloria.

El bien que se hace al que corresponde es empate.

Al amor no le va la distancia ni la quiere.

La distancia que es irremediable es el símbolo del odio.

Donde hay amor no existe separación.

Cuando el amor es grande sobra la incomprensión.

Las manos cogidas son símbolo de unión. Y si esta unión puedes practicarla, no puedes materialmente hacerla a distancia.

Desperté, oí:

Su Venida fue para enseñarnos a amar y para la Salvación del espíritu.

Esta Enseñanza, si te llena de Dios, es fácil. Pero si no te llena, es dura.

Fácil porque la unión con Dios quita los obstáculos.

El que cree en Dios, todo lo ve fácil.

A Dios Le agrada que tú te fíes de Él.

Dios es Único y actúa sin consejero.

La poca inteligencia del hombre le hace darle consejos a Dios.

El hombre ha olvidado las Palabras de Dios y ha querido hacer unas nuevas.

Éstas nuevas son sin espíritu, y por consiguiente éstas terminan.

La Palabra de Dios es Espíritu y quedará por los siglos de los siglos sin fin.


***