domingo, 24 de julio de 2011

Hombres cultos que vivieron santos - Libro 10 - Hechos de Jesús Perdídos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo I - Pag. 26-27-28-29


En Sueño Profético hablaban hombres cultos que vivieron santos.

Dijo uno que no era de los dos de este diálogo:

Yo creo que un hombre culto, si vive vida de Dios, hace a muchos, santos. La palabra del culto, dicha con Amor y practicada, tiene mucha fuerza, pero a éstos son los que más los persigue el pecado y ellos menos lo rechazan. Dios, el Salvador de los hombres, buscó a los poderosos y a los cultos, porque sabía que eran los que mejor podían seguirlo y caminar por todo el mundo llevando su Palabra; podían enfrentarse con el rico y no tenían temor a lo humano, porque su espíritu, Dios, se lo guardaba, y su dinero y poderío ya era acento en una grande palabra. Estos hombres no sirvieron a Dios de Hombre. Se juntaron los poderosos abrazando sus cargos y su dinero, y a Dios persiguieron, a Dios Lo buscaban para insultarle.

Ya dijo uno del diálogo:

Un día, estando en mi casa, llegó uno que yo no quería que fuera mi amigo, y quiso darle a Él desprecio. Antes de yo hablar, se puso de pie el Maestro y dijo:

–Ya Me iba, pero Me he quedado para que oigas a tu amigo cómo ama a mi Padre, que sabe vive en Mí.

Me puse de rodillas, y abrazando los Pies del Maestro, dije:

–Maestro, antes que Tú te retires de mí porque yo admita el trato del que a Ti no te ama, quede yo muerto en este momento, sin que luego Tú me des el Perdón –esto lo dije con una fuerza, que el que no quería que fuera mi amigo, hoy está Aquí conmigo en la Gloria.

Ya dice el que luego amó, lo que dijo el Maestro:

–Tranquilizad vuestro espíritu, y que obedezca la carne. Tu fuerte Amor ha hecho que otro Me ame. Cierto que Me amabas, pero te hacía falta Enseñanza.

Desperté, oí:

Los dos grandes de la Tierra,
te hablan desde la Gloria.

Los dos hicieron Santos,
que escritos están en la Historia.

Dios sabía que su amigo,
siempre Lo buscaba a solas.

Le temía a los grandes,
que Dios falta no les hacía.

Pero buscaba al que Dios
amistad con él tenía.

Uno quiere y temor tiene,
y al que ama,
aún le falta Enseñanza.

El culto y el poderoso
más pueden llevar a la Gloria
que el pobre yendo andrajoso.

Pero si el culto no ama,
Dios buscará al humilde
que su servicio Le haga.

Y ya Dios irá con ellos,
poniendo en su camino
de todo lo que haga falta.

El Amor es lo primero,
antes que ser rico y culto.

Porque Dios busca el Amor,
y luego Le manda al culto.


***