miércoles, 20 de julio de 2011

Mares de abundancia - Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 88-89-90


En Sueño Profético hablaban de la Enseñanza que da el que Aquí traen y enseñan; de la diferencia que hay de ver esta Gloria para ti, o ver para enseñar; de lo que aprende la inteligencia con explicación de Aquí, o lo que aprende sólo de Visión.

Decían:

Visión sólo, no es Enseñanza; Visión de esta Gloria y Apariciones, hay mucho escrito -de lo que vio el Elegido y de lo que el hombre escribió–, pero del Lugar que Dios coge para Enseñanza directa, de esto hay poco.

Esta Enseñanza es dada a la inteligencia que en el arrobo ve un color, y la inteligencia ya busca la escala del colorido que vio un sólo color, y la Sabiduría de Dios le presenta todos los colores sin visión; Esto es Sabiduría con Mando.

La Sabiduría sin Mando, no podría actuar siempre, pero cuando es con Mando, al mandar ya envía Dios su Poder y la Sabiduría actúa.

El contacto de esta Gloria a la inteligencia es el grado máximo, es nube por encima del sendero, que a Dios Lo deja hacia arriba, pero sigue obedeciendo, porque sabe que la lluvia Dios quiere que vaya al sendero.

Esto es Dios dando Saber a la inteligencia para que el Elegido la lleve al hombre. La inteligencia actúa rápida.

En el Profeta está la Comunicación de Dios. Mayoría de veces no sabe la materia el llenar que Dios le ha hecho: es llenar sin ver, sin palabras y sin acción. La inteligencia es todo en el Profeta, y va soltando como la nube el agua en el sendero, cuando Dios a nube manda, que no va midiendo litros, porque es Dios el que lo manda.

Estas inteligencias, que el hombre su vanidad no las deja ver, son mares de abundancia, que por temas que el hombre sacara, más profundidad tendrían.

El Saber que Dios da sin materia, absorbe todo y reparte en su momento. Este Saber puede extenderse en todo el mundo, ya que es Saber de Dios, Dictado para que quede escrito y lo lea el que quiera saber de Aquí para aprender y enseñar de este contacto.

Desperté, oí:

Esto es Comunicación de lo seguro, que vive con lo que no sabe si muerto está ya.

Esto es Dios que quiere decirle al hombre lo fácil que es vivir con Él y haciendo servicio al hombre.

Dios cuando habla quisiera
que el hombre buscara Voz,
y ya cuando Voz oyera,
conocería Voz de Dios.

Y vería esta inteligencia
con una Visión sin ver,
para enseñar a cualquiera.

A cualquiera que él se tenga
por un saber de materia.

Que si sabe qué aprendió,
ve que fueron primeras letras.

El espíritu que Aquí Dios
lo trae para que aprenda,
no sabe, cuando está Aquí,
lo que el Mismo Dios le enseña.

No sabe, porque el saber
es Dios en su inteligencia,
que actúa ya cuando ven,
no a Dios y sí su respuesta.

¡Este Saber que supera
al saber, saber de Tierra!


***