viernes, 2 de septiembre de 2011

Él buscaba soledad, porque soledad quitaba - Libro 5 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo I - Pag. 131-132-133


En Sueño Profético hablaba Juan de Dios. Decía:

La soledad es la peor enfermedad cuando necesitas ayuda a tu necesidad.

La soledad da pena al que nada necesita material.

Dijo Juan:

Vi a tantos solos y enfermos llorando su soledad, que para hablar de esto tienes que ver el lugar donde se encuentran enfermos y nadie que oiga llorar.

Un día, cuando yo salía del hospital, iba un hombre a un paso no despacio,
¡porque despacio no es para extrañar! Era un paso de sufrir, paso de no querer llegar, un paso pesado. Ya me emparejé con él y le quise preguntar:

―¿Se nota mareo, desmayo? ¿Ha salido de alguna enfermedad?

Ya me contestó este hombre:

―Me han echado del hospital y no tengo sitio adonde ir; estoy solo y no quisiera llegar al sitio que me dejé, allí en un olivar, pero es un lugar tan solo...que no quisiera llegar. ¡Mire!, cuando me estaba muriendo, estuve una noche y medio día llamando –cuando esto oí, le puse mi brazo en su hombro–, por si alguien me quería llevar en su bestia. Ya, cuando abrí los ojos, estaba no solo y en una cama. Medio año he estado con compaña y durmiendo en cama: ratos dormir, ratos quejarme, y ratos con palabras de consuelo.

Ya, con mi brazo en su hombro le dije:

―Te voy a llevar a un sitio que tendrás para siempre cama.

Era una huerta que siempre me llamaban y me cargaban de cosas para el que no tenía nada. Con él, allí me presenté, para que les ayudara en lo que él pudiera hacer, y ya tenía comida y cama.

Desperté, oí:

Más que la comida era,
que le había buscado compaña.

Este pobre iba andando
donde los pies lo llevaran.

Éste no quería ir
al olivar y a la tapia
donde tenía su vivir.

Que por aquellos campos
iba buscando lo que encontrara.

La comida iba encontrando,
la soledad no faltaba.

Este Juan de Dios decía:
“Es más pobre el que le falta
la compaña y el amor,
de aquél que Dios a dar manda”.

Él visitaba al enfermo,
porque el sano a él visitaba.

Él buscaba soledad,
porque soledad quitaba.

Éste era Juan de Dios,
el que al enfermo buscaba
para quitar soledad
y hacer lo que Dios mandaba.

JUAN DE DIOS


***