miércoles, 21 de septiembre de 2011

La sabiduría material tiene su tope, la espiritual no - Libro 4 - Te Habla el Profeta - Tomo I - Pag. 34-35


En Sueño Profético decían:

Si no quieres, quiere, y verás como quieres; y si quieres, amas; y si amas, buscas; y entonces dirás: “Donde sea, como sea y como quiera, pero con Dios”.

Sin Dios no quiero la Gloria, porque ya no es Gloria.

Cuando el hombre se da cuenta de que Dios Vive, es cuando ya no puede decírselo a otro engañado.

El hombre en su interior llama a Dios. Si este interior es también exterior, ya está con Dios.

La sabiduría material tiene su tope, la espiritual no.

Alimentos imprescindibles para el espíritu y la carne: alimento del espíritu, la oración; alimento de la carne: aire, oxigeno y agua. Estos alimentos no son del hombre.

Desperté, oí:

Dios que nos Ama. Dios que sabe si tú Lo amas.

A Dios se tiene que amar sin comparación, pues no la tiene.

El que ama a Dios con medida, no Lo ama.

Si el Amor a Dios se viera en el crecimiento, abundarían los enanos.

Si el que escucha al Profeta, oyera el Mensaje, se cundiría.

No se puede creer en Dios siendo rebelde a su Obediencia.

¡Qué grande es amar y no ocultar!

El amor de pecado se esconde; el Divino se publica.

Hay quien pasa sin Dios, pero al final tiene que buscarlo.

Éste, se inclina si Lo encuentra.

Pero si al que no ha podido vivir sin Él, le llega su final, éste no se inclina, éste se abraza.


***